Dibujo de José Manuel Sánchez Murga


Eres mía porque no conoces el miedo, me ves directo a los ojos y no temes; porque conviertes en finos cristales mi mirada, la conviertes en lluvia.

Eres mía porque me conformas, porque te llevo dentro, a pedazos, clavada en la piel, entre los años, dentro de mis sueños, me acompañas eternamente.

Eres mía porque me das paz; porque cuando el silencio ataca, tú bailas, danzas al compás de mi tragedia.

Eres mía porque tu nostalgia me resucita, porque tu sufrimiento les da vida a mis manos, a mis letras, a mi arte, porque en ti encuentro mi sonrisa.

Eres mía porque tus ojos nunca se vacían, en ellos siempre vive el mar; porque su brillo es el amanecer de mi ocaso.

Eres mía porque frente a ti soy transparente, te cuelas entre mis costillas, entre mis manos, en la memoria, en los pedazos del pasado.

Eres mía porque eres invierno, porque eres honesta en este mundo lleno de mentiras y máscaras.

Eres mía, tristeza. Sólo mía.

Joel Estrada