Fuente de imagen


Mi jaula es ahora un pájaro y vuela libre,
mi tiempo estranguló mi canto,
mi belleza delirante volvió a huir,
hay algo más allá de ella, pero no me acuerdo de nada...
Creo segundos inexistentes…
y el reloj me busca sin conocerme todavía.
Bebo en el desierto, me escondo en el futuro,
porque todo lo demás es sonido y furia.
¡Estoy loca de humanidad!
Me quedo detrás del viento,
camino sobre un pozo oscuro, y voy de una existencia a otra…
entonces despierto de un sueño eterno,
para que me penetren el bien y el mal,
pues morí en uno, nací en otro,
mi presencia, renueva mis despertares.
Enredo mi carne, y mi pájaro se ahorca en la nada…
porque su viaje es una aventura eterna.

Claudia Saquicela