Escucha este poema en la voz de JosEscolar



Mira los restos de abril
que se agolpan como páginas olvidadas
de cualquier libro viejo.
Libro mis propias batallas con guerreros de cera
para que el tiempo no marchite las victorias.
No hay finales felices para comienzos inconclusos:
se puede morir con palabras en la boca.
Antes de ser poetas fuimos en algún momento
seres humanos y con el tiempo olvidamos las manías.
No perdura aquello que se ama
sino lo que se construyen con amor,
lo que llena y no vale,
lo que se vuelve invisible ante los bolsillos,
lo que el dinero oculta con transacciones de fantasía.
He vuelto a mi niñez para contarle a mis sueños
lo que ha sido mi vida, de las tantas veces que tuve que cambiar el guion
para poder sobrevivir.
Fui abril y fui mayo,
fui invierno y esperanza,
me vestí de tormenta cuando la lluvia no quiso acompañarme;
fui mar y diluvio,
sé bien cómo andar sobre espinas
con la sonrisa pintada de rosa.
No me culpo por querer lo que no se me dio;
lo que es bueno se ha de conseguir como sea,
lo que el viento se lleva siempre te lo devuelve la brisa.

Lidianny