Fotografía de: Mym Sosa

Verte llorar me desarma.

Recuerdo la primera vez que te vi llorando,
la sangre en tu boca me dijo que dolía.
Tu expresión era inescrutable,
calma y rabia.

Me encontré con tus ojos y supe todo,
te dolía el alma.
Ver el húmedo brillo en tus ojos
aplastó mi corazón contra mis pulmones
y cayó hasta mi estómago.
Me miraste buscando compasión,
compasión que ya tenías,
amor que ya nacía.
Mis ojos no tardaron en llover.

En ese momento entendí nada,
hasta que hoy lo volví a sentir.

Al tenerte entre mis brazos brisando,
tratando de aminorar la tormenta,
sentí la lluvia en la garganta
ardiendo bajo mis párpados.

Comprendí la conexión de la lluvia entre nosotros.
Me prometí jamás hacer algo que te hiciera llover así.

Mym Sosa