Fotografía del autor

Debo comenzar diciendo que soy más viejo que el tiempo. Nací con la luz y, en cuanto empecé a creer en mí mismo, fui desterrado a la oscuridad. Hice parte del principio, y soy esencial para el fin. Mi alma ha sido eterna.

No ahondaré hablando sobre mi eternidad en un solo texto. No daría abasto, y tampoco me gusta extenderme demasiado...

Lo que nos interesa realmente es la vida que corre, para darles un abrebocas:

¿Mi nombre? Kevin Stevie Coley Vives, aunque en todos los sitios donde aparezco registrado suelo simplemente colocar mi primer nombre y mi primer apellido. ¿Apodos? He tenido muchos, los más recientes son, por mencionar algunos: Hellish Lord, Der Neue Rimbaud, Lucifer, Satanás, etc... No pregunten el porqué, hay cosas que uno obtiene por mérito.

Nací en 1997, en algún hospital de Bogotá, Colombia, de cuyo nombre no puedo acordarme, durante una mañana de los últimos días de enero. Crecí lejos de ahí: en la sabana cordobesa, leyendo cuentos ilustrados, diccionarios y enciclopedias. Todo un pequeño amante de la lectura hasta que en mis tiempos de colegial llegaron los años en los que debíamos leer por obligación tal o cual obra... Se acabó el amor.

Llegaron los días de la universidad, el cambio de vida. Pasé a vivir en una ciudad con una extraña magia que solo se puede sentir cuando se la ve con ojos de turista: Cartagena de Indias. Fueron meses extraños, de los que rescato algunas nuevas amistades y la puesta en contacto con la lectura como nuevo hobby, y la escritura como medio para el autoconocimiento. Incluso tuve un par de blogs que abandoné porque lo que escribiera hoy, en una semana me parecería un texto asqueroso. De los vicios daré pistas muy explícitas en otra ocasión, aunque no son nada que no haya tenido al menos una o dos vidas atrás cuando huía de Francia o cantaba en Estados Unidos...

Contacta al autor en sus redes sociales:

Facebook | Instagram | Twitter