Fuente de imagen


¿Para qué se esmeraban las golondrinas?
¿En qué se afanaban los vencejos?
Qué rápido se desvanecían en el aire
bosquejos de las alas sutiles.
Con qué claridad en el aire se deslumbraban
y ahora, observa, vuélvelo a descifrar.
Tan efímero fue todo
como si nunca hubiera sucedido.

Y así nosotros para alguien
tejíamos encaje en el vuelo.

Pero la faena delicada de las alas
no permanece mucho en el aire.

¿Para qué es la pose profética
sobre la hoja manchada?

Sólo somos golondrinas sin provecho
en el aire vacío de nadie.

Autor: Alekséi Tsvetkov

Traducción de Ludmila Biriukova