Fotografía de Czar Tellov

Cae.
Cae eternamente,
cae al fondo del infinito,
cae al fondo del tiempo,
cae al fondo de ti mismo,
cae lo más bajo que se pueda caer.
Cae sin vértigo
a través de todos los espacios y todas las edades,
a través de todas las almas, de todos los anhelos y todos los naufragios.
Cae y quema al pasar los astros y los mares,
quema los ojos que te miran y los corazones que te aguardan,
quema el viento con tu voz,
el viento que se enreda en tu voz
y la noche que tiene frío en su gruta de huesos

Cae en infancia,
cae en vejez,
cae en lágrimas,
cae en risas,
cae en música sobre el universo,
cae de tu cabeza a tus pies,
cae de tus pies a tu cabeza,
cae del mar a la fuente,
cae al último abismo de silencio
como el barco que se hunde apagando sus luces.

Vicente Huidobro
De «Altazor» (1931) - Leer completo.